Talleres venció 2-1 a Temperley y se clasificó por primera vez a las semifinales de la Copa Argentina.

El Matador está dulce y se nota. Puede jugar bien o mal, pero se acostumbró a ganar y eso en el fútbol actual es casi imposible. Hoy, fue una de esas noches donde Talleres no apabulló a su rival, pero con dos golpes le alcanzó para meterse en semifinales de un torneo que históricamente le fue esquivo.

La gran figura del encuentro fue el uruguayo Michael Santos, quién continúa de racha y convirtió los dos tantos albiazules en Lanús. Pese a alguna zozobra por el descuento de Ezequiel Rodríguez sobre el final del partido, a la T le alcanzó y se clasificó a la siguiente instancia. Allí esperará al ganador del cruce entre Godoy Cruz y Tigre.

Los llamados de atención para Alexander Medina estuvieron principalmente en la defensa. Talleres quedó descompensado en varias oportunidades, llamativamente tras jugadas a favor, como varios tiros de esquina.