Talleres fue superior a Boca pero falló en la definición y terminó sufriendo por impericias propias. Flojo arranque de torneo: sacó 4 de 12.

Por la fecha 4 de la Liga Profesional, Talleres y Boca igualaron 0 a 0 en el Mario Alberto Kempes.

En el comienzo del partido, el Matador desplegó su mejor versión y tuvo varias chances para abrir el marcador. Con su característica intensidad, doblegó al Xeneize y lo puso contra su arco. A los 4’, una gran jugada colectiva culminó con un remate de Auzqui que controló de gran manera el arquero Rossi.

Con el correr de los minutos, la visita fue ganando metros y el trámite del encuentro se fue emparejando por fallas de la T en el fondo.

En el complemento, el conjunto de Medina no pudo repetir el rendimiento del primer tiempo, pero de todas maneras, se las arregló para lastimar a Boca. Enzo Díaz y Valoyes estuvieron cerca de poner en ventaja al elenco de Barrio Jardín.

Sin grandes destellos, los dirigidos por Russo comenzaron a tener más la pelota y también tuvieron sus oportunidades para llevarse el triunfo de Córdoba. La más importante estuvo en los pies de Juan Ramírez, un viejo conocido que no supo definir ante la salida de Herrera.

Con el pitido final de Rapallini, quedó la sensación de que el empate no le sienta bien a ninguno. A Talleres porque jugó mejor y se terminó quedando con las manos vacías y a Boca porque apenas suma tres puntos en el comienzo del torneo. Además, el Xeneize llega al superclásico del próximo miércoles con un nivel futbolístico bajo.

De los últimos siete encuentros por torneos AFA, el Matador solamente ganó uno. Cifra que preocupa teniendo en cuenta que el gran objetivo del plantel y la dirigencia es clasificar para una copa internacional.