Con ráfagas de viento de 50 km/h, Belgrano volvió a la senda del triunfo y derrotó 3-1 a San Telmo en el Gigante de Alberdi.

Luego de la pálida imagen exhibida en Chaco, el Pirata salió decidido a revertir la situación y tomó las riendas del partido desde el comienzo. Ante un rival menor, dominó el primer tiempo y abrió el marcador a través de Maximiliano Comba, quién se ganó un lugar en los once titulares gracias a sus buenos rendimientos.

Si bien en el complemento sufrió algunas zozobras con el empate parcial, encaminó el triunfo con el tanto de Alejandro Rébola y liquidó las acciones mediante Joaquín Susvielles, que volvió a redondear una actuación aceptable.

Con esta victoria, el conjunto de Guillermo Farré quedó en la primera posición de la Primera Nacional, compartida en este caso con Brown de Puerto Madryn, una de las revelaciones del certamen.

Pese al que camino es largo, los Celestes cosecharon 16 puntos sobre 21 en juego y se pusieron el traje de candidato para conseguir el ascenso. En una categoría donde cualquiera puede ganarle a cualquiera, Belgrano deberá aprovechar la jerarquía de un plantel largo, que en los papeles debería alcanzar, para cumplir con el ansiado objetivo.