Con un partido descomunal de Messi, Argentina venció 1-0 a Uruguay y se quedó con el clásico del Río de la Plata. Guido Rodríguez anotó el único tanto albiceleste.

Argentina hizo los deberes y logró su primer triunfo en la Copa América. Pese a no brillar, levantó el rendimiento y consiguió tres puntos vitales para la confianza.

Lo mejor de la Selección se vio en el primer tiempo. Los cambios de Lionel Scaloni surtieron efecto y el equipo levantó su nivel de juego. Gracias a una gran acción de Lionel Messi, Argentina se puso en ventaja con un cabezazo de Guido Rodríguez. Luego cedió la posesión del balón y a Uruguay le costó entrar.

En el complemento, el capitán argentino se hizo manija y jugó un partido “maradoneano”. El pitido final terminó dándole a Argentina lo que había salido a buscar: tres puntos claves para acomodarse en el grupo B de la Copa América. Y también para esperanzar a todo un país. 

La palabra de Scaloni:

El partido de Messi: