Había niebla y el partido se suspendía. Artime jugó sus cartas y Belgrano se benefició.

Por Esteban Migliazzo.

Es un Presidente de cuerpo presente, y eso es fundamental para la estabilidad y la salud del club. Algunos no le tenían fe, pero la realidad, es que el Luifa va cumpliendo con sus promesas y las ilusiones de los hinchas.

¿HAY NIEBLA?, NOS VOLVEMOS A CÓRDOBA.

Ayer debía jugarse el partido frente a Quilmes en el Estadio Centenario, pero una densa niebla impedía la visión necesaria para que el partido se desarrollara normalmente. Rápidamente, el Luifa se metió en la cancha. Dialogó con el Presidente del club Cervecero y los árbitros para convencerlos de que el partido se debía postergar sin fecha para el próximo mes.

El mandamás Pirata logró que el encuentro no se jugara el domingo y automáticamente el plantel puso proa hacia Córdoba, donde el próximo miércoles recibirá a Independiente de Mendoza con piernas frescas.

EL CLUB CAMINA

El dinero no sobra y los números del presupuesto no son los ideales, pero Belgrano tomó algunos riesgos y con el ascenso a primera en el bolsillo, los ingresos crecerán y ahí sí, habrá que observar el futuro con la calculadora en la mano para no sobrepasarse.

Pierde plata por no jugar en el Kempes, pero prioriza el sentido de pertenencia. Venía primero cómodo, pero lo mismo trajo refuerzos para no dejar nada librado al azar.

Se lo conoce como una persona honesta que siempre tiene los pies sobre la tierra. Él está atento a todo lo que sucede en su Belgrano. Está enchufado y encara siempre, como en los viejos tiempos al centro del área.

Fotografía de portada: Federico López Claro / La Voz