Con el paso de los años, la F1 también sufrió varios intentos de creación de campeonatos paralelos.

Los años 2000 fueron años locos para el automovilismo. Todo el mundo con una idea innovadora se lanzó en una aventura. Fue el caso de la Superleague Formula, un mundial de Fórmula 1 con equipos de fútbol.

La Superleague Formula si llegó a salir adelante, estuvo en marcha durante cuatro años y deparó algunos momentos interesantes, pero terminó ahogada.

Aunque el proyecto de una competición de coches con clubes de fútbol llevaba tiempo en las mentes de Robbin Webb y Alex Andreu, los empresarios que terminaron poniéndola en marcha, el segundo de ellos español, no fue hasta 2008 cuando se atrevieron a dar el paso adelante. Arrancaba la Superleague Formula.

La A1GP, una categoría de características similares pero con naciones en lugar de clubes de fútbol se iba del automovilismo, y quedaba un lugar libre que la Superleague Formula podía aprovechar. Un 31 de agosto de 2008, con la crisis económica ya muy presente, comenzó la Fórmula 1 del fútbol en el circuito de Donington Park.

Con el lema “Fútbol a 300 km”, el proyecto de la Superleague Fórmula era muy ambicioso y no le faltó apoyo. Desde el principio hubo una gran nómina de clubes dispuestos a lucir su escudo y sus colores por todos los rincones del mundo. Cuatro de los impulsores de esta Superliga fallida de 2021 también fueron clubes fundadores de la Superleague Fórmula.

Se trató del Atlético de Madrid, el Milán, el Tottenham y el Liverpool. Galatasaray, PSV Eindhoven, Al Ain, Flamengo, Anderlecht, Olympiakos, Basilea, Borussia Dortmund, Beijing Guoan, Corinthians, Oporto, Rangers y Roma completaron la nómina de participantes en 2008. Lógicamente, los equipos de fútbol no tenían en plantilla demasiado personal que supiese gestionar un monoplaza de carreras, así que contrataron a estructuras clásicas del automovilismo.

El formato fue cambiando con el paso de los años, pero comenzó con una sesión de clasificación que emulaba a un torneo de fútbol. Había fase de grupos, cuartos de final, semifinales y final. Todo esto para decidir quien salía desde la pole position en la primera tanda del fin de semana, porque en la segunda había parrilla invertida.

Como no podía ser de otra forma, las carreras duraban 45 minutos. La segunda parte de la carrera, completaba los 90 minutos definitivos. Pero no fue el formato definitivo.

En 2009 se implantó una tercera carrera conocida como Super Final, en la cual se enfrentaban los seis mejores de la combinada de ambas carreras en una carrera corta.

Solo hubo un circuito en el que la Superleague Formula coincidió en el mismo año con la Fórmula 1. Fue en Monza en 2009, y pese al poderoso motor de la competición de fútbol, además de que la Fórmula 1 acababa de cambiar su reglamento técnico, la diferencia fue abismal en favor de la categoría reina del automovilismo.

La vuelta más rápida dada ese fin de semana en Monza durante la Superleague Formula fue de 1:36.444, lograda por Max Wissel a los mandos del coches del Basilea durante la qualy. La pole position en la clasificación de la Fórmula 1 la hizo Lewis Hamilton con su McLaren Mercedes en un tiempo de 1:24.066. Doce segundos y medio de diferencia.

En sus cuatro años de historia la Superleague Formula llegó a visitar 17 circuitos diferentes. Estuvieron en circuitos míticos como Nürburgring, Assen, Zolder o Brands Hatch, además de en circuito excéntricos como el de Ordos en China. Luego, la crisis económica acabó con esto.

Fuente: Motor Pasión.