Belgrano fue superado por Gimnasia de Jujuy y cayó 1 a 0 en el Estadio 23 de Agosto.

Perdió Belgrano y es novedad. Los 34 puntos y los siete triunfos consecutivos corrían el foco del cómoy se centraban más en el lo concreto: la tabla de posiciones con el equipo como claro líder. Sin embargo, anoche en Jujuy el cómo importó, porque el Pirata no jugó a nada y apostó todas sus fichas a alguna individualidad que lo salve a último momento, tal como venía ocurriendo.

Gimnasia de Jujuy, con mucho menos plantel, lo apretó y lo asfixió durante gran parte del encuentro. Con Francisco Maidana, el 5 del equipo, manejando los hilos en la mitad de cancha, el Lobo sometió al Celeste en la primera parte, que de no ser por la impresión de Leandro González a la hora de definir, se habría ido al vestuario en desventaja.

En el complemento, Guillermo Farré mandó a la cancha a todas sus reservas pero el rumbo no pudo torcerse: faltaba una idea. Incluso, esta vez la suerte le fue esquiva a Belgrano, con la insólita jugada de Pablo Vegetti tapando con su cara el remate de Tobías Ostchega, con cabezazo previo de Diego Novaretti en el travesaño.

Párrafo aparte para el golazo de Matías Realy, que fue habilitado por el mencionado Maidana, y clavó la pelota en un ángulo.

Esta vez no hubo triunfo desde el banco, ni tampoco fortuna. Belgrano mostró nuevamente síntomas de un equipo que cuando juega de visitante carece de ideas. Por el momento, le alcanza de local por el empuje de su gente, pero en una categoría tan difícil como la Primera Nacional, de visitante le va a seguir costando si no encuentra más fundamentos para quedarse con los tres puntos.