El delantero tiene una leve distensión y un mínimo de siete días para recuperarse. En River son prudentes y van a esperar la evolución en las próximas horas.

Después de algunas horas de incertidumbre, Marcelo Gallardo y todo el mundo River quedaron con la Boca abierta. Prendieron velas, se aferraron a la expresión de deseo del propio protagonista, pero el “espero que no sea nada” no se cumplió. Matías Suárez se sometió a estudiostras la molestia que sintió en el aductor izquierdo durante el segundo tiempo ante Lanús y el diagnóstico genera preocupación y a la vez incertidumbre: el delantero padece una leve distensión y no llegaría en condiciones al superclásico por Copa Argentina, que es prácticamente un hecho que se jugará este miércoles 4/8. De todas maneras, como la esperanza es lo último que se pierde, podría darse el milagro…

El rostro serio del delantero cuando dejó la cancha -más allá de que maquilló la situación y busco transmitir tranquilidad con su declaraciones-y el tímido saludo con MG antes de sentarse a tomarse un té en el banco de suplentes terminó siendo un anticipo del diagnóstico que reflejaron los estudios. Y de cara a un mes de agosto que será frenético, con nueve partidos en sólo 29 díasSuárez sabe que no puede perder tiempo y desde este jueves por la tarde comenzará con los ejercicios para tratar de estar en el choque a todo o nada contra el equipo de Russo.

¿Cuáles son los plazos de recuperación? Desde el cuerpo médico de River son prudentes. Por lo general, la rehabilitación de una distensión puede llevar de siete a 10 días y el cordobés será evaluado clínicamente durante estos primeros días, que serán vitales para determinar si tiene chances de estar frente a Boca. Descartado para el partido de este domingo contra Huracán, Matías hará diferentes trabajos de kinesiología y de su evolución diaria dependerá cuándo se dará el regreso a las canchas.