Boca se prepara para enfrentar a River el próximo miércoles. De los últimos trece partidos, el Xeneize solamente ganó uno.

En marzo de 2018, Marcelo Gallardo atravesaba su peor momento como entrenador de River. Tras quedar eliminado en la Libertadores 2017, su equipo quedó inmerso en una racha negativa que lo alejó de los primeros puestos de la Superliga 2017/18. Del otro lado, el Boca de Guillermo Barros Schelotto venía de ganar el torneo anterior y se encaminaba al bicampeonato con cierta comodidad. Bajo ese contexto, Millonarios y Xeneizes se vieron las caras en la Supercopa Argentina disputada en Mendoza. La historia es conocida: River se impuso 2-0 y luego del partido, Gallardo dejó una frase que quedó marcada para siempre: “Jugar mal estos últimos meses fue parte de la estrategia”.

Si bien el Muñeco, fiel a su estilo, utilizó el sarcasmo para referirse al andar de sus dirigidos por ese entonces, estaba claro que el gran favorito para ganar aquella final era Boca. Si se compara ese momento con el actual, rápidamente se puede concluir que es una situación similar: River llega en su auge futbolístico, siendo el único equipo argentino en cuartos de final de la Libertadores y peleando la Liga Profesional de Fútbol. Del otro lado está Boca, un Boca que perdió muchas figuras en los últimos tiempos, Tevez incluido, y que atraviesa una renovación en su plantel donde los resultados todavía no aparecieron.

Las estadísticas no mienten. De los últimos trece partidos oficiales, el Xeneize solamente ganó uno: a The Strongest el 26 de mayo. En el medio, una escandalosa eliminación ante Mineiro en Libertadores y un pésimo arranque en el torneo local, con una cosecha de 3 puntos sobre 12 posibles.

El próximo miércoles, Boca se anima a soñar con un resurgir futbolístico contra el rival de toda la vida. En la previa parece difícil, pero ya se vieron situaciones similares, la más reciente en un superclásico. ¿Será parte de la estrategia?.