El 1 de mayo de 1994 sufrió un accidente fatal en el GP de Ímola de Fórmula 1, donde el día anterior había muerto el austríaco Ratzenberger.

El 1° de mayo de 1994, Brasil y el mundo se despertaron con una de las peores noticias: su héroe del automovilismo, Ayrton Senna, había fallecido durante el Gran Premio de San Marino mientras lideraba la competencia.

Senna había logrado la pole position y salió desde el primer lugar. A las 14:00hs de Italia, se corria la séptima vuelta, Ayrton marchaba primero con una ventaja de 0,675 segundos sobre Michael Schumacher, su perseguidor.

Tan solo 17 minutos después, llegaría la peor noticia: el paulista encaró la curva Tamburello a 310km/h y despistó. El auto terminó impactando contra el muro lateral de concreto a 217km/h. Treinta segundos después, llegaron los socorristas. A las 14:19, tres médicos arribaron junto a dos rescatistas y le hicieron una traqueotomía. Minutos después, lo subieron a un helicóptero y fue trasladado al hospital de Maggiore Bolonia. Aunque el fallecimiento fue anunciado a las 18.40, aclararon que la hora de la muerte había sido a las 14.17, momento exacto del accidente.