Tras la suspensión del partido por las intensas tormentas generadas por el huracán Ida, el Peque logró terminar su partido y venció a Kevin Anderson por 7-6, 6-3 y 6-4.

Diego Schwartzman y Kevin Anderson estaban jugando un gran partido por la segunda ronda del US Open cuando el encuentro debió suspenderse por lluvia pese a que jugaban en el estadio Louis Armstrong, techado.

De igual manera, entró agua y debieron aguardar unos minutos. Finalmente, el juego debió reanudarse en el estadio Arthur Ashe, una vez que terminaran de jugar allí el griego Stefanos Tsitsipas y el francés Adrian Mannarino.

Cuando se reanudó, el Peque estaba imparable. Venció por 7-6, 6-3 y 6-4 al sudafricano y se metió en tercera ronda.