El número 1 del mundo y el español, se verán las caras una vez más.

Rafa Nadal tiene mil vidas en Roland Garros, el patio de su casa. Donde se siente cómodo y juega con un poquito más de nafta en el tanque. Es que puede no jugar su mejor partido, pero en cada encuentro luchará hasta la última pelota. Así lo demostró en el triunfo frente a Felix Auger Aliassime (9º) por 3-6, 6-3, 6-2, 3-6 y 6-3 en 4h21m en los octavos de final.

En consecuencia, se medirá en la próxima ronda ante el N° 1 del mundo, Novak Djokovic, que le ganó a Diego Schwartzman en sets corridos, en lo que será la 59ª edición del clásico del tenis moderno.

El balance entre Djokovic y Nadal es favorable al serbio (30-28), aunque en París domina claramente el español (7-2). No obstante, el serbio derrotó al español en las semifinales del año pasado, una edición que acabaría ganando luego ante Stefanos Tsitsipas (la otra fue en 2015).

El encuentro será el martes 31 de Mayo. Todavía resta definir el horario del partido.