El vicepresidente segundo de Boca reapareció públicamente y analizó la clasificación ante River.

El máximo ídolo de la historia de Boca sigue dulce como dirigente: desde que llegó a fines de 2019, salió campeón dos veces y se mantiene ileso en los choques frente a River.

Con el mano a mano ganado sobre el final en la definición de la Superliga 2019/20, la clasificación cuando compartían el mismo grupo en la Copa Maradona y la eliminación por penales en la Bombonera, los hinchas xeneizes le atribuyen el cambio de actitud en los clásicos a Román.

Consumado el triunfo de Boca, el diez le concedió una entrevista a TNT Sports donde habló de todo.

“No tengo dudas de que tenemos el mejor equipo del país. Ganó dos campeonatos merecidamente. Éste es el tercer clásico que nos toca jugar (como vicepresidente). Nos está costando después de marcar, definir los partidos. El primer clásico tuvimos una muy clara cuando termina Mauro (Zárate) insultando a Ramón (Wanchope); con esa jugada se terminaba (fue 2-2)», arrancó. «En el segundo (1-1) el arquero de ellos (Armani) tuvo un partidazo, lo hicimos figura. Y en este último íbamos ganando. nuestra estrella e ídolo y capitán tuvo tres. Y en los penales tuvimos la suerte de ganar, bien merecido».

Luego dejó en claro su opinión con respecto al juego de River en la Bombonera:

«Ellos no patearon el arco. Fue un gol de centro. Podés tener la pelota pero hay que patear al arco. Fue merecido pasar. Queremos jugar mejor, tenemos la suerte de que tenemos grandísimos jugadores de fútbol. Pero necesitábamos ganar el mano a mano y lo hicimos».

El ídolo bostero sacó pecho por la actualidad del Xeneize y le tiró un palito a Gallardo.

”Es el primer mano a mano que tenemos y lo ganamos, lo necesitábamos, el hincha también. Los muchachos están a dos partidos de hacer historia. Sería la primera vez en ganar tres titulos seguidos».

 «Sabemos que tenemos que jugar mucho mejor. Necesitábamos ganar un mano a mano. Enfrentamos un buen equipo con un gran entrenador. Que tiene mucha suerte, como cuando estaba Bianchi. Hoy empata sin patear al arco, el otro clásico lo mismo. Cuando Boca merece y no gana, al otro día es un lío. Cuando el otro gana y no merece, es una maravilla, eso demuestra que somos muy grandes».