El «Talleres de América», como lo bautizaron sus hinchas. ¿Aquel que se plantó en el Maracaná?, ¿el que se llevó puesto a Flamengo en el Kempes? y ¿el que derrotó con justicia a Universidad Católica y Sporting Cristal?. ¿O tal vez veremos a aquel Talleres de la Copa de la Liga que terminó penando y sufriendo cada partido?.

Tantas incógnitas y tantos Talleres «distintos» surgen porque el equipo tuvo un semestre irregular donde no pudo sostener una idea de juego. No lo hizo con Pedro Caixinha y mucho menos con Ángel Guillermo Hoyos. Si a uno le preguntan: ¿a que juega Talleres? sería muy difícil dar una respuesta sin titubear. Muy diferente a lo que sucedía cuando estaba Alexander Medina, o más atrás en el tiempo, Frank Darío Kudelka.

No será un partido sencillo como muchos creen. A pesar de que Cristal no venga bien en la copa, jugará sus últimas cartas por conservar alguna chance de clasificar. Además, debemos recordar, que este Talleres hasta hoy no ha dado garantías de confiabilidad por lo que hacer un pronostico por estas horas sería demasiado arriesgado.

Las expectativas estarán centradas en mantener en una línea de cuatro solida y eficiente, mientras que en el medio, Rodrigo Villagra y Juan Ignacio Méndez deberán sostener el nivel de los últimos partidos.

De mitad de cancha hacia adelante, Matías Godoy, Héctor Fértoli y Matías Esquivel, cuando le toque el turno, tendrán la difícil tarea, y hasta ahora más complicada, de generar el fútbol necesario para que los dos delanteros de punta, Michael Santos y Federico Girotti, puedan verse cara a cara con el arquero rival.

Talleres está a un paso de volver a hacer historia, ¿será esta noche?.