¡No va más! Pablo Horacio Guiñazú presentó su renuncia como director técnico de Atlético Tucumán tras dirigir solamente seis partidos.

Había asumido el pasado 15 de octubre tras la salida de Omar De Felippe.

Los malos resultados (dos empates y cuatro derrotas en fila) fueron más fuertes que el fuego sagrado del Cholo y su primera experiencia como entrenador terminó apresuradamente.

Tras la goleada del último miércoles, 4-0 ante Defensa y Justicia, el ídolo de Talleres habló con los dirigentes y les avisó que dejaba su cargo “porque no quería hacer daño”. Tras mantener una reunión, el presidente Mario Leito aceptó su renuncia y de esta manera finalizó su fugaz ciclo.

Desde la salida de Ricardo Zielinski en diciembre de 2020, el Decano no encuentra el rumbo futbolístico. Marcha en el 23° lugar de la Liga Profesional de Fútbol con apenas 21 puntos y un saldo negativo de un triunfo en los últimos trece partidos.