Otro bochorno en el fútbol sudamericano y van… El partido correspondiente a la fecha 6 de las Eliminatorias Sudamericanas entre Argentina y Brasil duró solamente cinco minutos. Autoridades sanitarias irrumpieron en el campo de juego para suspender el partido y llevarse a Dibu Martínez, Cuti Romero, Emiliano Buendía y Giovanni Lo Celso, los cuatro jugadores acusados de no cumplir con las normas vigentes por la pandemia de COVID-19.

La dramática intervención se produjo horas después de que ANVISA (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria), sostuviera que los jugadores albicelestes provenientes de Inglaterra debían cumplir con la cuarentena.

Tras una serie de discusiones dentro del terreno de juego, el plantel argentino, encabezado por Messi y Scaloni, decidió abandonar el campo de juego, desembocando así en la posterior suspensión.

Conmebol no se hizo cargo del incidente y responsabilizó a FIFA, argumentando que «Las Eliminatorias para la Copa del Mundo es una competición de la FIFA. Todas las decisiones que atañen a su organización y desarrollo son potestad exclusiva de esa institución».

Por el momento se desconoce si la Confederación Brasileña de Fútbol recibirá alguna sanción.