Luego del triunfo de Tigre sobre Almirante Brown, Belgrano se quedó sin chances matemáticas de acceder al Reducido por el segundo ascenso.

Los resultados del fin de semana condenaron a Belgrano a disputar una nueva temporada de la Primera Nacional en 2022. El último manotazo de ahogado era que Tigre no le gane a Almirante Brown pero eso no sucedió y a dos fechas del final, el barco pirata sufrió del mar revuelto y se quedó con las manos vacías.

La eliminación de la B repercutió fuerte entre los hinchas del Pirata porque la actual comisión directiva, con Luifa Artime a la cabeza, había puesto como objetivo recuperar el protagonismo y ascender a la primera división lo antes posible. Un scouting erróneo y la mala elección de un DT, cuando comenzó el torneo, condenaron a la B a jugar un año más en la segunda división.

El equipo poco a poco fue encontrando su estilo pero eso no fue suficiente. Los dirigentes deberán tener autocritica, sentarse a trabajar nuevamente e intentar mantener la base del equipo para afrontar una nueva temporada en la Primera Nacional.