En el partido de ida de los cuartos de final, el Millonario cayó por la mínima ante Atlético Mineiro por el gol de Nacho Fernández, quién fue expulsado y se perderá la vuelta. Enzo Pérez también out en Brasil.

River tropezó como local en el partido de ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores: perdió 1-0 ante Atlético Mineiro, que celebró con el gol de Nacho Fernández, ex figura del elenco dirigido por Marcelo Gallardo. El miércoles 18 de agosto, deberá revertir la serie en Belo Horizonte para aspirar a avanzar a semifinales.

La Banda, sin Matías Suárez (fue al banco tras reponerse de la lesión muscular) ni Montiel (con un desgarro, pero además ya transferido al Sevilla), apostó a la presión extendida habitual. Además, conocedor Gallardo de que enfrenta a un rival que ofrece pocos espacios, instruyó a los suyos a mover el balón y los hombres, buscando la precisión en velocidad que rompiera la telaraña visitante.

A los 13′ del complemento llegó el golpe de los de Belo Horizonte. Y la herida fue profunda, dado que el gol lo hizo Ignacio Fernández. El mediocampista profundizó para zaracho, quien mandó el centro pasado. Hulk la bajó de cabeza, y Nacho firmó la ley del ex.

Tras el impacto, Gallardo arriesgó a Matías Suárez, pero el equipo acusó el impacto. Allan, con un remate lejano, le movió el arco a Armani. Pero Fernández se marchó expulsado a instancias del VAR por un planchazo a Angileri. Y River tomó un segundo aire. De tiro libre, el local forzó la volada de Éverson.

Varias lecciones para el Millonario. La contundencia, una vez más, es clave en cruces de definición tan finita. No fue eficaz en el primer tiempo y lo pagó en el complemento. Y este Mineiro no fue el que enfrentó a Boca. Ante el Xeneize, con dos planes similares, que apostaron a anular al adversario, lució terrenal. Y si el VAR no hubiera fallado, el hubiese avanzado Boca. Este Atlético ofreció más ambición, sobre todo en la segunda parte. Y lo favorece un River de propuesta generosa.

Aún así, a pesar del 0-1 en el Monumental, y de que no tendrá a Enzo Pérez en Brasil por acumulación de amarillas, nunca hay que descartar al equipo de Gallardo. Hay 7 años de antecedentes como para jamás subestimarlo.