El rosarino convirtió dos tantos en el triunfo de su equipo 3-2 frente a Leipzig por Champions League.

Un lujo para desatar la alegría en el Parque de los Príncipes. Lionel Messi picó el penal que significó el 3-2 del Paris Saint Germain ante Leipzig y ganar un partido clave por la Champions. El argentino minutos antes había convertido el empate en un partido durísimo y, con su primer doblete en París, cambió lo que era preocupación por festejos.

Entre Messi y Mbappé firmaron otra victoria del Paris Saint-Germain en una noche compleja desde lo colectivo. El 7 francés había hecho el 1-0 a su estilo, de contra y aprovechando su velocidad, calidad y definición. Pero aún en ventaja el Leipzig se fue imponiendo y aprovechó las deficiencias defensivas de su rival. Primero igualó André Silva tras una gran jugada y así se cerró el primer tiempo.

En el segundo no cambió la tónica. Al punto que Mukiele volvería a utilizar la misma fórmula: centro a las espaldas de Kimpembe y Nuno Mendes y 2-1 para el conjunto alemán. ¿El PSG? Flojo atrás y estático en el medio se encomendó a sus estrellas que brillaron. Primero, Poche reorganizó el medio con Wijnaldum y Danilo Pereira y el equipo que estaba para recibir el tercero se afirmó.

En el tramo final aparecieron ellos. Mbappé, imparable en todo el partido, recuperó una pelota, encaró al área y le dio el pase a Messi. Definición justa del N° 30, que tocó el arquero y pegó en el palo. Sin esperar si entraba o no Leo la fue a empujar y selló el 2-2 que cambió los ánimos totalmente en el Parque de los Príncipes.

Y al rato nuevamente Kylian encaró y lo bajaron dentro del área. Y no dudó: señaló a Messi diciéndole ‘patealo vos’. Y sí, al rosarino se le ocurrió picarla para meter ese 3-2 decisivo y que el PSG siga siendo líder del Grupo A de ma Orejona un punto por arriba del Manchester City. Tercer gol con esa casaca y primer doblete allí. Además, le gritó a un Leipzig que nunca había enfrentado y ya lo tachó.

Fuente: Diario Olé