En el duelo entre Paris Saint Germain y Bordeaux por la fecha 25 de la Ligue 1, Lionel Messi y Neymar vivieron una insólita situación. Los cracks sudamericanos fueron silbados por los simpatizantes parisinos cada vez que tuvieron el balón en sus pies.

El argentino y el brasileño son los máximos apuntados por el público del PSG tras la eliminación ante Real Madrid del último miércoles. Solo Kylian Mbappé, autor de los dos goles del PSG en la serie, se salvó del castigo del público.

Los simpatizantes del conjunto francés también reprobaron al DT Mauricio Pochettino, al capitán Marquinhos, quién falló en el tercer gol de Karim Benzema y a Leonardo, director deportivo del club.

Además, los ultras exhibieron banderas contra Al-Khrlaifi, propietario del PSG desde 2011, que es mal visto por ser considerado “incapaz de revertir la crisis actual”.