Max pasó a Hamilton en la última vuelta y se quedó con el título de Fórmula 1. Suspenso, polémica y velocidad.

Una temporada así, merecía un final así. Hollywood le queda corto a la temporada 2021 de una Fórmula 1 que necesitaba un golpe de emoción. Y ese llegó en la última fecha en Abu Dhabi, donde Lewis Hamilton tenía todo para el octavo título, pero Max Verstappen no se rindió, tuvo el milagro de un Safety Car y superó al británico en ¡la última vuelta! para ser el nuevo campeón.

El guión estaba escrito y tenía un final lleno de suspenso, velocidad y adrenalina. Porque Hamilton tuvo una carrera perfecta, largando con todo, dejando atrás a Verstappen (tenía la pole) y sacando cada vez más distancia, récord de vuelta tras récord. Pero una temporada así de caliente no podía terminar sin emoción.

Si no alcanzaba con que lleguen dos pilotos con la misma cantidad de puntos a la última fecha, lo que pasó en el cierre en Abu Dhabi llenó ojos y panzas necesitadas de velocidad. Hamilton le llevaba 12 segundos a Verstappen, hasta que Latifi se pegó en el giro 54 y apareció el Safety Car. Suspenso, car…

Ahí, Max fue a boxes, puso neumáticos rojos (blandos), volvió a la pista, se encontró con rezagados entre él y Lewis, parecía que iban a complicar todo, pero la organización los quitó de ahí y quedó un mano a mano entre británico y neerlandés. Quedaba solo una vuelta para definir le corona de la Máxima categoría del automovilismo. Nada menos.

Verstappen aceleró, lo buscó y pasó a Hamilton en esa última vuelta. Increíble. Lewis quiso recuperarse, pero no pudo y Max se cortó camino a su primer título de pilotos. El naranja en las tribunas explotó. Y la emoción de Max, a flor de piel, que se bajó del Red Bull y se agachó junto a un neumático, casi como agradeciéndole al auto.

Hamilton se quedó con siete título (misma marca que Schumacher), saludó y felicitó a Verstappen, en una gran gesto deportivo, y dijo: «Dimos todo, nunca nos rendimos… Ahora queda pasar una nueva Navidad y veremos qué pasa el próximo año».

Verstappen celebró, valoró el trabajo de Checo Pérez, su compañero que fue clave en la pelea, y también habló del británico: «Lewis es un gran piloto y competidor, es cierto que tuvimos momentos difíciles, de mucha emoción, pero fue porque todos queremos ganar».

Lo cierto que la F1 tiene nuevo rey. Y, además, volvió a ser el show de otros tiempos, el que los amantes del automovilismo, y del deporte en general, esperan. Se bajó el telón, pero ya esperamos la nueva temporada.

Fuenre: Ole