Carlos Salvador Bilardo, una leyenda del fútbol mundial, hoy cumple 83 años: Lo recordamos con sus mejores frases.

“Muchachos, en la valija pongan un traje y una sábana. El traje lo usamos cuando bajemos del avión con la Copa y la sábana por si perdemos y tenemos que irnos a vivir a Arabia…”.

“El fútbol profesional es ganar y sólo ganar. Yo soy como Ali: durante la competencia no tengo amigos y a los contrarios, si puedo, los mato”.

“Todos me dan la razón. ¡Sí, todos juegan como la Selección del 86!”.

“Los alambrados en los estadios argentinos son bastante altos. Yo digo que no hay que penar al hincha que toma una pelota que se fue a la tribuna y se la lleva, hay que hacerlo al futbolista que la pateó ahí. Decirle: esa la pagás vos”.

“Al equipo le pido concentración. Un médico tiene que estar doce horas concentrado para que no se le muera el paciente; yo pido 90 minutos nada más…”.

“Al contrario, no hay que darle ni agua, el Fair Play es un invento de los británicos. En el fútbol de hoy nadie da ventajas, por eso mis equipos no deben regalar nada”.

“Todos los días de semana en los entrenamientos, de dos a tres de la tarde, hacía que el Bocha Ponce le tirara centros a Hugo Gottardi para que cabeceara; todos los días. Una tarde fuimos a jugar a Córdoba; en medio del partido, Ponce tira un centro y Gottardi de cabeza convierte. A la mañana siguiente leo en un diario: Con un oportuno cabezazo ganó Estudiantes. ¿Oportuno? ¡Hacía cuatro meses que los tenía todos los días de dos a tres de la tarde tirando centros Ponce y cabeceando Gottardi!”.

“¡El himno hay que practicarlo también! Nosotros lo practicábamos cinco veces antes de cada partido…en ese momento, al jugador se le pasa toda su vida por la cabeza….”.

“Soy el único campeón Intercontinental como jugador, del mundo como técnico y doctor” .

“No, que no entren. Antes hay que enviar a un auxiliar a que revise si no hay micrófonos ocultos, te pueden espiar la charla técnica.”

“A vos Angeleri no te pueden decir Mambrú. A un defensor de Estudiantes no le pueden decir Mambrú. Te tienen que decir cacique, guerrero, toro…”