La estrategia de Mercedes le permitió al británico ganar la carrera y afirmarse en la cima del campeonato. El podio lo completaron Verstappen y Bottas.

En un verdadero trabajo en equipo, Mercedes reafirmó su domino y la scuderia, de la mano de Lewis Hamilton, se quedó con el Gran Premio de España. El neerlandés, Max Verstappen, había dominado casi toda la carrera pero la gran estrategia del equipo alemán, le dió la victoria al Británico.

La carrera:

Verstappen hizo una gran largada y al llegar a la primera curva superó a Hamilton. El neerlandés tuvo la cuerda y el inglés se quedó sin pista y no pudo retener el liderazgo. La misma maniobra realizó Charles Leclerc (Ferrari), que se ubicó tercero tras pasar a Valtteri Bottas (Mercedes).

Minutos más tarde, la carrera se neutralizó para retirar el Alpha Tauri del japonés Yuki Tsunoda, a quien se le apagó el motor Honda y su auto quedó parado en una curva.

En el relanzamiento, Verstappen pudo mantener la punta de la carrera y Leclerc intentó superar a Hamilton, pero sus intentos fueron en vano.

Con el correr de las vueltas, Hamilton sufrió el desgaste de las gomas pero Verstappen hizo primero su parada. Con esta detención, Hamilton heredó la punta de la carrera y cuatro vueltas más tardes, Lewis realizó su parada y volvió a la pista detrás de Max.

La carrera fue una partida de ajedrez. Con diferentes estrategias, Red Bull y Mercedes buscaron que sus pilotos cumplan con el objetivo de ganar en Barcelona.

Los alemanes ordenaron una segunda detención de Hamilton quien le recortó diferencias a Max. Verstappen no pudo parar ya que no tenía ningún compuesto de neumático para pelear hasta el final y siguió. Vueltas más tardes, Bottas se puso segundo, pudo acercarse al puntero y obligarlo a seguir degradando sus gomas.

En la vuelta 53, Bottas recibió la orden de dejar pasar a Hamilton, que fue de forma definitiva sobre Verstappen. Una ronda más tarde, el británico se ubicó a 1,5 segundos del líder. Su sobrepaso era inminente.

En la vuelta N°60, el neerlandés no pudo hacer nada para conservar la punta y al llegar a la primera curva perdió ante el inglés que recuperó la punta de la competencia.

Hamilton terminó ganando y plasmó su victoria N° 98. Mercedes, por su parte, se afirmó en la cima del Campeonato de Constructores.