El boxeador estadounidense sacó el zurdazo en el momento exacto y consiguió su victoria número 27 (25 K.O).

El boxeador estadounidense Gervonta Davis encontró la pegada justa en un momento en que la pelea se le complicaba, y noqueó el sábado a Rolando Romero con un zurdazo demoledor en el sexto asalto para retener su título de los ligeros y seguir invicto.

El puñetazo escalofriante y definitivo llegó cuando Romero había lanzado un volado cerca de una esquina, descuidando la guardia. Impactado en la cabeza, el púgil de ascendencia cubana cayó hacia delante, rebotó en las sogas y se fue a la lona.

Como pudo, Rolly Romero se incorporó, pero al continuar tambaleándose y desatender las instrucciones que se le daban, el referí David Field optó por salvaguardar su integridad y puso fin a las hostilidades.

Davis (27-0 con 25 nocauts), de 27 años, no había conseguido nocaut en su victoria anterior, algo que sólo le había ocurrido una vez antes en su carrera.

EL NOCAUT