Siete semanas después de ver roto su sueño de conquistar los cuatro torneos del Grand Slam en el mismo año, tras perder la final del US Open, Novak Djokovic hace su regreso al circuito en el Masters 1000 de París, que comienza el lunes, con la novedad del público tras una edición 2020 a puerta cerrada.

Un Djokovic incapaz de reprimir las lágrimas sobre la inmensa pista central de Nueva York, el rostro cubierto por su toalla: esa es la última imagen del N.1 del mundo en la retina del aficionado. En aquel instante, perdiendo 6-4, 6-4, 5-4 ante el ruso Daniil Medvedev en la final del US Open, se le escapaba de las manos quizá el reto más importante de su carrera: ser el primer tenista en ganar los cuatro ‘grandes’ en el mismo año desde 1969.

Desde entonces el serbio de 34 años -que sigue igualado con Roger Federer y Rafa Nadal en el récord de títulos de Grand Slam, con 20- tomó distancias con el circuito, renunciando incluso al prestigioso torneo de Indian Wells, que se aplazó a octubre a causa del covid-19.

Es París y su pista dura bajo techo, donde ya se impuso en cinco ocasiones, el lugar que ha elegido para su regreso.

“Vamos a ver si me he recuperado emocionalmente y si estoy preparado para jugar al más alto nivel, no lo sé”, reconoce Djokovic.

“No fue una derrota más (la sufrida ante Medvedev en Nueva York) y la temporada ha sido muy exigente y agotadora para mí a todos los niveles, pero ya he vivido situaciones en las que estuve muy cansado y conseguí encontrar los recursos para terminar la temporada fuerte”, recordó.

Fuente: Infobae