Talleres derrotó 2-1 a Racing en el Cilindro de Avellaneda y se transformó en el único puntero de la Liga Profesional, al menos, hasta que juegue Lanús.

En un partido que fue electrizante y estuvo lleno de polémicas, el Matador pegó desde el vestuario con un golazo del uruguayo Michael Santos. Minutos después, Enzo Copetti fue expulsado en la Academia tras un fuerte codazo a Carlos Auzqui.

Con el resultado a favor y la ventaja numérica, todo parecía indicar que la T se encaminaría a una victoria sin inconvenientes, sin embargo, los fallos arbitrales de Patricio Loustau perjudicaron a los cordobeses y pusieron a Racing en partido.

El árbitro expulsó injustamente a Héctor Fértoli por doble amarilla, ya que la jugada que derivó en la segunda tarjeta no fue ni siquiera infracción. Acto seguido, sancionó un penal en contra de Talleres luego de un córner donde Darío Cvitanich forcejeó con Enzo Díaz. 

Desde los doce pasos, Lisandro López igualó las acciones para el conjunto de Claudio Ubeda.

El Matador sintió el impacto y en el complemento no pudo plasmar la superioridad que tuvo en la primera parte. Sin embargo, en un acto de justicia divina, Enzo Díaz convirtió un gol soñado sobre el final y desató el delirio del pueblo albiazul.