En el Millonario cruzan los dedos para que no haya más contagios y para que Conmebol habilite incluir a los dos arqueros.

River vive una verdadera pesadillo con el fortísimo brote de COVID-19 que tiene diezmado al plantel. Hasta el momento son 20 casos positivos de jugadores los que se confirmaron desde el sábado, en la previa del Superclásico con Boca, y ayer por la tarde.

El plantel de Marcelo Gallardo entrenará esta tarde a las 16, con la expectativa puesta en dos cuestiones de cara al cruce de mañana contra Independiente Santa Fe por Copa Libertadores. La primera es que Conmebol autorice el pedido excepcional de River de sustituir dos arqueros de la lista de buena fe. Desde el Millonario pidieron por Alan Leonardo Díaz, debutante y figura en la Bombonera, y Agustín Gómez.

El segundo tema de especial atención por estas horas, y por el que prenden velas en Núñez, es que ningún jugador más presente síntomas de la enfermedad.

En caso de que la respuesta sea afirmativa de Conmebol y de que no hayan más casos, el equipo podría ser con: Leonardo Diaz (a confirmar); Tomás Lecanda, Jonathan Maidana, Héctor Martínez, Fabrizio Angileri; Jorge Carrascal, Felipe Peña Biafore, Milton Casco, José Paradela; Julián Alvarez y Agustín Fontana.

En tanto esperan por la evolución de Enzo Pérez, quien se lesionó el domingo y en cualquier otro contexto ya estaría descartado para el partido de mañana.

Todos los casos de coronavirus en el plantel de River:

Leonardo Ponzio, Gonzalo Montiel, Alex Vigo, Lucas Beltrán, Flabián Londoño Bedoya, Franco Armani, Enrique Bologna, Germán Lux, Franco Petroli, Robert Rojas, Paulo Díaz, Nicolás De la Cruz, Agustín Palavecino, Bruno Zuculini, Benjamín Rollheiser, Santiago Simón, Tomás Castro Ponce, Rafael Santos Borré, Matías Suárez y Federico Girotti, además de Tomás Galván y Pablo Cáceres (Reserva), el nutricionista Marcelo Pudelka, el kinesiólogo Enrique Confalonieri y el entrenador de arqueros Tato Montes.