Inoloro, incoloro e insípido. Con gusto a nada. Esa impresión dejó la T en el empate 0/0 frente a Unión.

En la segunda fecha de la Copa de la Liga, el equipo dirigido por Miguel Ángel Hoyos, dejó más dudas que certezas. Talleres no presiona ni contragolpea y carece de recambios.

En los primeros minutos de juego, Talleres intentó manejar los hilos del partido y fue superior al Tate. Recién a los 39’ del PT, Talleres tuvo la primera del partido luego de un cabezazo de Girotti.

En el complemento, Unión fue un poco más que el Club de Barrio Jardín y logró incomodar al local. Con el paso del tiempo, el desgaste físico se hizo presente en el Matador y reinaron las imprecisiones.

Sobre el final, Girotti fue expulsado y la T tuvo un penal a favor pero el remate de Enzo Díaz fue contenido por Moyano, que una vez más, salvaba a Unión.

Luego del encuentro, Hoyos dijo que estaba contento con el rendimiento del equipo: “Tuvimos mayor presencia colectiva, me voy contento por la actitud y el crecimiento de nuestro fútbol. Me voy contento por la actitud y el crecimiento de nuestro fútbol. Nos entusiasma frente a lo que viene porque reafirma nuestra promesa de trabajo y desarrollo de equipo”.