El Xeneize cayó por penales ante Racing y se quedó fuera de la final del próximo viernes. La Academia espera por el ganador de Colón – Independiente.

En un día y horario atípico para el fútbol argentino, Boca y Racing protagonizaron un choque apático que careció de emoción. De entrada, el conjunto de Miguel Ángel Russo se sintió incómodo ante el planteo defensivo que propuso Juan Antonio Pizzi. En el complemento, el Xeneize levantó su nivel futbolístico pero no le alcanzó para quebrar el cerrojo que armó la Academia en el fondo. El 0-0 en San Juan mandó el partido a la definición desde los doce pasos.

En los penales la suerte le sonrió a Racing, que se llevó la victoria por 4 a 2 gracias a los tantos de Matías Rojas, Lorenzo Melgarejo, Tomás Chancalay y Enzo Copetti. Para Boca convirtieron Sebastián Villa y Cristian Pavón. Agustín Rossi le detuvo su penal a Fabricio Domínguez y Gastón Gómez hizo lo propio con Diego González. En tanto, Carlos Tevez desvió su remate y la tiró por arriba del travesaño.

Consumada la derrota, Russo se mostró inconforme por el resultado del encuentro: “Partido cerrado, todos los equipos estan jugando al límite, Boca más porque es el que mas ha jugado. Merecimos llevarnos la victoria, pero no me quejo de nada”. También agregó: “El balance del semestre es bueno porque pasamos a octavos de la Libertadores y peleamos este torneo hasta el final”.

El próximo viernes desde las 19:00 hs, Racing disputará la final del certamen ante el ganador de Colón – Independiente. El escenario del encuentro será nuevamente el Bicentenario de San Juan.