El Pirata se llevó los tres puntos en su debut en la Primera Nacional.

No era un partido más para Belgrano. Más allá de que siempre es importante empezar con el pie derecho, en Alberdi necesitaban los tres puntos para iniciar la gestión Artime con una sonrisa.

En el primer tiempo el conjunto de Alejandro Orfila mostró cosas interesantes. Belgrano fue un equipo compacto, con todas las líneas cercas y una buena circulación del balón. El primer grito de gol de la noche llegó gracias a una gran definición de Juan Pablo Ruiz Gómez, uno de los refuerzos que terminó siendo la figura del partido.

En el complemento al Pirata le costó más, Tigre comenzó a adueñarse de la posesión y complicó al conjunto de Orfila. A los 25’ el equipo de Victoria llegó al empate con un tanto del ex Instituto Pablo Magnín.

Sobre el final del encuentro, un inocente penal de Sebastián Prediger fue intercambiado por gol por Pablo Vegetti y Belgrano se quedó con los tres puntos.

A pesar de no haber brillado ante Tigre, el Pirata tiene motivos de sobra para ilusionarse. Con una renovación al 100% en la dirigencia, cuerpo técnico y plantel, Belgrano pone la mira en su gran objetivo: el ascenso a primera división.