Belgrano tiene el plantel más largo y dotado de la categoría, pero hay dos jugadores que sobresalen por sus actuaciones.

Por Esteban Migliazzo:

Si bien en las últimas fechas ha dejado algunos puntos en el camino, lo cual es normal en un campeonato tan extenso como el de la Primera Nacional, el Pirata marcha cómodo en la punta sin sufrir sobresaltos que hagan temer un desenlace diferente al que todos vienen pensando en sus mentes.

Belgrano ha ganado la mayoría de los partidos que jugó y es sin dudas el mejor equipo del torneo. Plantel extenso, una excelente preparación física y con una defensa sólida. Pero hay dos jugadores que sin dudas se han convertido en los abanderados de este equipo. Uno, los evita y el otro los hace.

Cuando todos miraban de reojo al número 12, Nahuel Losada empezó a cimentar en Mendoza una imagen de solidez y seguridad en el arco de Belgrano como hace mucho tiempo no se veía. Preciso para salir a cortar centros, achicando en los mano a mano y hasta poniendo la cara de manera arriesgada el “1” del Celeste es uno de los grandes responsables que permite mirar a todos los demás desde la cima.

El otro, el goleador; el que las busca a todas y se pelea con todos los defensores que se le plantan. De derecha, con la zurda o de cabeza, Pablo Vegetti dibuja la sonrisa en los hinchas.Todos saben que si Vegetti está en cancha, el gol va a llegar.

Batman y Robin. El dúo Pirata que lleva el barco hacia adelante sin necesidad de convocar a Jack Sparrow.