Alpine y McLaren habrían elevado una queja a la FIA al sospechar algunas irregularidades en la escudería norteamericana.

Transcurrieron tan solo dos fechas del Mundial para que se desatara la primera polémica dentro de la Fórmula 1. En esta oportunidad, los protagonistas son las escuderías de Alpine y McLaren, quienes decidieron elevar una queja formal ante la FIA con el objetivo de investigar las relaciones que existen entre Ferrari y Haas.

Este episodio se dio después del final de la primera carrera de la temporada disputada en el circuito internacional de Bahrein, en donde el equipo estadounidense, con Kevin Magnussen a la cabeza, terminó quinto con 10 puntos en la tabla general.https://de421d737691db5db106c523b17ecc7a.safeframe.googlesyndication.com/safeframe/1-0-38/html/container.html?n=0

El hecho de que el danés acabara en la zona alta de la clasificación, llevó a los directores de los otros dos teams en cuestión a sospechar de que la relación entre su rival y los de Maranello no sea solo la de compartir motores.

Tras ver ese resultado, se tildó al monoplaza de Haas VF-22 de ser un “Ferrari blanco”, un término utilizado para argumentar que el motor no sería solamente lo que la escudería italiana le suministró a la norteamericana.

Por: Infobae